¿DUDAS? Llámenos

Consejos para limpiar la lavadora

Confías en ella para el cuidado de tu ropa, pero si quieres obtener resultados perfectos año tras año necesitas prestarle algo de atención. Te recomendamos seguir estas pautas para que tu lavadora sea siempre tan eficaz como cuando la estrenaste.

+ Descalcifica cada 6 meses con un descalcificador para lavadoras. Este paso es muy importante para evitar que en el interior de tu lavadora se acumule cal y suciedad, especialmente si vives en zonas de agua dura. Utilizar el descalcificador para lavadoras es muy sencillo:
1. Deja el tambor completamente vacío.

2. Vierte todo el contenido del paquete en el compartimento II del cajetín, el mismo en el que habitualmente echas el detergente.

3. Selecciona el programa Algodón 60ºC. Sus altas temperaturas acabarán con toda la suciedad.

4. Una vez finalizado el programa, realiza un segundo lavado sin ropa, sin detergente ni descalcificador, para eliminar cualquier resto.

+ Limpia el filtro de la lavadora, también cada 6 meses aproximadamente (dependiendo del uso que des a tu lavadora). Es muy fácil, sigue estos pasos:
1. Pon un par de toallas o un plato hondo en el suelo, justo debajo de la apertura donde está el filtro. Al sacarlo podría salir agua de su interior.

2. Levanta la primera tapa y extrae el filtro. Deja que caiga el agua que pueda contener.

3. Limpia el filtro con un cepillo y agua caliente.

4. Vuélvelo a introducir y coloca la tapa.

Tu lavadora, libre de malos olores.
Si normalmente no realizas lavados a altas temperaturas, de vez en cuando es conveniente que sigas estas pautas para dejar impecable el interior de tu lavadora.

1. Vacía el tambor.

2. Vierte detergente en polvo en el compartimento II del cajetín. Echa sólo la mitad de cantidad que utilizarías para un lavado normal.

3. Selecciona el programa Limpieza tambor o, en su defecto, Algodón 90ºC. De esa forma eliminarás cualquier resto de suciedad que quede en la lavadora y evitarás la aparición de malos olores.

También es importante que, tras cada lavado, dejes la puerta de la lavadora abierta durante unas horas para que la goma se seque por completo.

¡Y no olvides el exterior de la lavadora! Pasa un paño húmedo por el cuadro de mandos para retirar restos de detergente o huellas. Evita los detergentes con disolventes, podrían dañar la superficie.

Una lavadora limpia es sinónimo de higiene para tus prendas. Cuídala y notarás los resultados.

Utilizamos cookies para ayudar a proporcionarle la mejor experiencia posible en la web. Al utilizar este sitio, usted acepta el uso de cookies. Más información