¿DUDAS? Llámenos

¿Frigorífico estropeado?

¿Se te ha estropeado el Frigorífico? ¡Rápido, llegó la hora de cambiarlo!

 

El frigorífico es uno de los electrodomésticos más importantes de nuestra cocina. Junto con el congelador, es el único electrodoméstico del que más uso hacemos, y es que está funcionando las 24 horas, 365 días del año. Por eso cuando se estropea nos llevamos las manos a la cabeza, porque podemos pasar sin agua fría, pero cuando esto ocurre lo más grave es que se echan a perder muchos alimentos.

Las averías de las neveras son muy comunes. Pero ¿por qué ocurren? Pueden deberse a muchos motivos, y uno de los problemas más típicos es que dejen de enfriar. Aunque el funcionamiento de los frigos es algo complicado, cuando nos encontremos en esta situación podemos probar a verificar si encontramos la causa de por qué ha dejado de enfriar correctamente. ¿Hay demasiada escarcha por las paredes? ¿Es posible que algún recipiente esté obstruyendo algún conducto o apartado importante? ¿La nevera está colocada en un lugar demasiado caluroso? Comprueba que no se deba a ninguno de estos aspectos antes de contactar con el servicio técnico. Y no olvides comprobar si el electrodoméstico está todavía en garantía.

Si finalmente contactas con el servicio técnico para que se pase a echar un vistazo a la avería del frigorífico, recuerda mantener hasta su llegada el frigo cerrado e intentar abrirlo lo menos posible, para que el frío residual conserve en buen estado lo alimentos el máximo tiempo posible. Si tienes otro frigorífico cambia todo a ese. 


Regula la temperatura de tu frigorífico

Uno de los primeros pasos antes de alarmarnos es mirar a qué temperatura está el frigorífico y regularla adecuadamente. La tempera ideal a la que deberían regularse todas las neveras es a 5 ºC, ¿la tienes a esa temperatura? Si está seleccionada por debajo de esos grados debes saber que estás derrochando energía absurdamente. Si es tu caso, seguro que en más de una ocasión te has encontrado con alguna verdura o alimento fresco a medio congelar. Es posible que ese sobreesfuerzo que hayas provocado a tu frigo sea la causa de que haya dejado de enfriar, o también puede ser que una temperatura tan baja haya generado mucho hielo y escarcha y haya taponado algún conducto.

Si está regulado con la temperatura óptima y aun así no enfría, ya puedes eliminar esta razón de las posibles causas. Por otra parte, si lo que tienes es un combi, no olvides comprobar si ha dejado de enfriar también el congelador o si solo se trata de la parte de la nevera. En caso de que no enfríen ninguno de los dos, hay que comprobar que el electrodoméstico esté bien enchufado a la corriente. Si el enchufe funciona correctamente, también puede ser que haya un fallo en el sistema de ventilación o que el condensador esté sucio. Si no logramos ver de dónde viene el problema, la mejor solución será ponerse en contacto con el servicio técnico y dejar que un profesional valore la avería y la arregle. ¡Pero no te olvides de consultar antes la garantía! Si todavía está en fecha podrás ahorrarte mucho dinero en caso de reparación o repuestos del frigorífico.


Averías más comunes

Hoy en día las neveras están fabricadas con materiales y tecnologías eficientes y de calidad, por lo que no suelen averiarse a menudo. No obstante, a veces podemos encontrarnos con algunos problemas, los cuales responden en demasiadas ocasiones a un cuidado y mantenimiento inadecuados.

Una de las averías de neveras más comunes, y que ocurre sobre todo en verano, es que deje de enfriar por superarse el límite de temperatura en el que una nevera puede funcionar. Es decir, cuando las neveras son expuestas a una temperatura extrema, como demasiado calor, pueden dejar de funcionar correctamente, dejando en algunos casos de enfriar. El rango de temperatura en el que una nevera funciona es muy amplio, de 10 a 43 ºC, pero si se tiene colocada en verano a pleno sol (en la terraza, por ejemplo) puede alcanzar esa temperatura sin problema en un día caluroso. Si este es el caso, lo que debe hacerse es cambiar cuando antes el frigo de ubicación, y comprobar pasado un tiempo si vuelve a funcionar.

 

Otras averías de neveras muy frecuente suele provenir de:

+ Escarcha: demasiado hielo en tu frigorífico puede ser la causa de tu avería, de ahí la importancia de un mantenimiento adecuado que incluya una descongelación al menos cada seis meses.
Fuga de gas: esta avería es algo más grave y problemática que las anteriores, y su reparación puede ser algo más costosa.
+ Termostato: aunque no es una avería muy frecuente, no deberías descartarla. En todo caso, resolver una avería que proviene de esta causa no es muy costoso.
+ Motor o compresor: este problema tampoco es muy frecuente, pero también puede suceder. Su coste puede ser algo elevado, dependiendo del porqué de su avería.

Utilizamos cookies para ayudar a proporcionarle la mejor experiencia posible en la web. Al utilizar este sitio, usted acepta el uso de cookies. Más información