¿DUDAS? Llámenos

Limpia tu horno y obtén un mayor ahorro de energía

Como limpiar un horno de cocina

Si usted no es uno de los afortunados que tiene un horno de pirólisis en casa, deberá ponerse los guantes de limpieza y asegurarse de que tiene un poco de tiempo libre.
 

La pirólisis es un proceso de desinfección muy eficaz, en el que el horno se configura a 500 ° C para convertir residuos orgánicos en cenizas. Entonces sólo pase un paño para quitarlo. Debe ser utilizado esporádicamente porque consume una gran cantidad de energía para activar su pirólisis.
 

Pero esta no es una opción para mantener la cocina totalmente limpia, puede seguir teniendo un problema de salud y seguridad: grasas y alimentos que se acumulan durante la cocción son socarrimaticos, contaminan los alimentos y causan incendios.


 

Es por eso que hoy le contamos algunos consejos de nuestros especialistas en reparaciones domésticas para mantener el horno limpio y listo para usar y ahorrar para un uso más eficiente.

En primer lugar, utilice guantes de látex si no quiere que sus manos se queden negras.

Después de estar protegido, retire las bandejas y los estantes para limpiar las rejillas o el horno. Una buena idea para ayudar a eliminar la suciedad pegajosa de las paredes es cojer un papel de absorber con agua tibia y algunas gotas de desengrasado.

 Utilice una esponja húmeda para limpiar las paredes internas del horno. Para evitar el contacto con sustancias químicas nocivas, se recomienda el uso de una mezcla de agua caliente y vinagre en lugar de detergentes tóxicos para limpiar el interior.

 

Otra solución segura que funciona muy bien es la que lleva un litro de agua con cuatro cucharas de bicarbonato de sodio. Prepare un rociador y agite bien antes de usarlo: esto facilitará mucho esta tarea.

Tenga cuidado, utilice siempre bicarbonato de sodio con el horno frío.

 

Si hay mucha suciedad, aumenta la cantidad de bicarbonato de sodio y también crea una masa más suave que le permita trabajar en los lugares más difíciles por una hora.
 

Tome un raspador o paño, como el usado para quitar el pulido del vidrío y úselo para eliminar esa suciedad aún incrustada. 


Si despues de todo esto aún queda suciedad, repita el proceso de pulverización y raspado tantas veces como sea necesario, permitiendo que la mezcla dure por un largo tiempo.

Utilizamos cookies para ayudar a proporcionarle la mejor experiencia posible en la web. Al utilizar este sitio, usted acepta el uso de cookies. Más información
Configuración cookies