¿DUDAS? Llámenos

¿Necesita desagüe la secadora?

 

Siempre que tenemos que equipar nuestro hogar nos fijamos en lo que puede quedar más bonito, en lo que combina mejor, en que no se nos vaya de precio… Y, por supuesto, todo ello sin renunciar a la calidad. Y, en el caso de un electrodoméstico, ¿cómo no vamos a fijarnos en que nos haga la vida un poquito más fácil?

Si lo que queremos es comprar una secadora, puede que nos surjan ciertas dudas técnicas, como por ejemplo: ¿necesita desagüe o no? En el caso de las secadoras Bosch, ambas opciones existen, tanto en las secadoras con bomba de calor como en las de condensación. Todas ellas tienen la posibilidad de ser conectadas al desagüe o de retirar el agua de manera independiente a éste. Es decir, de quitarla nosotros mismos.

La elección depende de cómo esté distribuida nuestra casa. Pero tenemos buenas noticias: si se prefiere, se puede establecer esa conexión para evitarnos tener que vaciar a mano el depósito después de los ciclos. Todas nuestras secadoras incluyen, además, el tubo para la evacuación.

Dicho en otras palabras: ¿queremos conectar la secadora al desagüe? Ningún problema. ¿Que no queremos? Lo mismo. Con Bosch, dispones de total libertad de instalación.

Una prestación que te permite olvidarte de otra tarea es la tecnología del condensador autolimpiante de nuestras secadoras con bomba de calor. Como se limpia de manera automática cuatro veces por ciclo, ya no tendrás que limpiarlo tú mismo después de cada secado, como sucede con otros modelos.

Y no sólo es una cuestión de comodidad, sino también de ahorro. Al quedar limpio de pelusas, la secadora emplea menos energía en su uso. Hasta tal punto que la eficiencia energética llega a ser hasta un 10% mayor que la mejor de las calificaciones energéticas: A+++.

Además, es muy importante que tengas en cuenta que el lugar en el que instales la secadora debe tener ventilación. Esto influirá en que el tiempo de secado no se alargue demasiado, y por extensión, que consuma menos.

Si es posible, coloca la secadora en un lugar en el que no vaya a haber grandes cambios de temperatura. Tranquilo, no es necesario que el sitio mantenga una temperatura constante. Simplemente bastará con que no baje de los 5⁰C y no supere los 35⁰C.

Y, por tu propia comodidad en el traslado de la ropa recién lavada, ponla junto a la lavadora. Así, la colada será pan comido.

Utilizamos cookies para ayudar a proporcionarle la mejor experiencia posible en la web. Al utilizar este sitio, usted acepta el uso de cookies. Más información